Menú Cerrar

¡Conoce más sobre el embarazo y el desarrollo del bebé!

El embarazo es un proceso natural para el cual el cuerpo de la mujer se encuentra preparado, no obstante, durante esta etapa, son necesarios una serie de cuidados que contribuyen a una gestación exitosa y sin complicaciones.

El embarazo no es una enfermedad sino una etapa que la mujer debe disfrutar más allá de los mitos y temores que puedan surgir en torno a él. Así lo enfatiza el doctor Juan Pablo Poblete, Especialista en Obstetricia y Ginecología.

El doctor Poblete recomienda a las futuras madres eliminar comentarios nocivos que puedan generar miedo a lo que pueda ocurrir en esta etapa y solo confiar en la información suministrada por su médico tratante, esto, disipará las preocupaciones y contribuirá a tener una experiencia plena. Recuerde que cada embarazo es diferente.


Algunas recomendaciones a considerar el día del parto

El trabajo de parto es un proceso que tarda por lo menos siete días, en los cuales el bebé y el cuerpo se preparan para el día del nacimiento.
Es importante que la futura madre tenga en cuenta que una vez empiecen las contracciones, pasarán entre 6 y 12 horas para lograr dar a luz y a medida que vaya teniendo más hijos, el tiempo del parto durará mucho menos.
El dolor y la presión pélvica el día del parto son parte natural de este proceso. Para que esta experiencia sea más grata para las madres, en la actualidad existe la posibilidad de aplicar la inyección epidural, un anestésico que se coloca cuando la dilatación está en 5 o 6 cm y disminuye el dolor, pero no priva a la madre de la experiencia de ver a su hijo nacer.

Hacer caminatas diarias después de la semana 36, permiten que la gravedad ubique muy bien al bebé y que las contracciones se presenten de manera natural, algunos ejercicios prenatales también contribuyen al proceso.


¿Cuánto dura un embarazo?

Una de las cosas más emocionantes al enterarse que serás mamá, es conocer tu edad gestacional y la posible fecha en que conocerás a tu bebé. Sin embargo, cuando en tu control prenatal tu matrón te habla de semanas de embarazo suele haber un poco de confusión porque lo normal es hablar de meses.

Esto ocurre porque el cálculo en semanas es un poco más aproximado no solo para la fecha de parto sino también para hacer seguimiento al normal desarrollo del bebé. Los especialistas se basan en la última menstruación de la madre para conocer la edad gestacional.

La matrona Janice Reyes, explica que una mujer se ubica en los nueve meses de embarazo entre las semanas 37 y 40 y entre ese marco de tiempo el bebé puede nacer en cualquier momento, a eso se le considera un embarazo de término.

El embarazo de término significa que el bebé completó su desarrollo, que todos sus órganos funcionan correctamente, incluso los pulmones que son los últimos en formarse.

El parto prematuro se presenta cuando el parto se da antes de cumplirse las 37 semanas, es este punto, el bebé tiene más riesgos de presentar patologías diversas por causa de la inmadurez de sus órganos, en este caso las complicaciones en el neonato dependerán de las semanas de gestación que haya alcanzado.

El embarazo en vías de prolongación  es el otro extremo del parto prematuro, se da cuando pasadas las 40 semanas, la madre no ha presentado contracciones, en este caso el especialista hará un control más seguido, podría ser diario o cada dos días para evaluar la condición del bebé, si en un plazo de seis días no hay indicios del nacimiento, se estudiará la posibilidad de inducir el proceso de parto e incluso practicar una cesárea.

Esto se debe a que después de la semana 40, la placenta disminuye su función y el líquido amniótico es escaso, lo que podría limitar el acceso del oxígeno y los nutrientes al bebé. Esta situación podría ocasionar muerte fetal.


Líquido amniótico, el ambiente donde se desarrolla el bebé

El  embarazo es el período que transcurre entre la implantación del cigoto en el útero, hasta el momento del parto. Su relación con el líquido amniótico es relevante. En esta oportunidad   el Dr. Juan Pablo Poblete nos habla del líquido amniótico

El Dr. Poblete explica que es un fluido líquido que rodea siempre al embrión y luego al feto, durante su formación en el saco amniótico. Además permite que pueda moverse dentro de la pared del útero sin problemas; generalmente está compuesto por 70% orina del bebé y 30% de la membrana amnios.

Este fluido es muy importante porque a medida que el bebé lo traga va a permitir que  los pulmones vayan desarrollando, lo mismo sucede con el aparato digestivo y  la piel.

El líquido amniótico protege al bebé de golpes externos, mantiene su temperatura y ayuda en la maduración de los pulmones.

Su mantenimiento va a depender principalmente de la cantidad de líquidos que consuma la mujer durante el embarazo, sin embargo, está contraindicado la toma de ruda y el alcohol.  

Dos litros y medio diario es lo recomendable, destaca el Dr. Juan Pablo Poblete. Tocarse el vientre es una manera de reconocer la cantidad de líquido amniótico.

Cuando hay problemas durante el embarazo se procede a extraer una muestra del líquido amniótico, con el fin de reconocer a través de diversos exámenes, como están los riñones, la piel y la maduración de los pulmones, en el caso de tener que extraer al bebé en forma precoz.

Inclusive, a través de una muestra, es posible realizar algunos exámenes genéticos, no asociados al líquido amniótico, pero sí a la placenta, con el fin de obtener diagnósticos de enfermedades como el Síndrome de Down y otras patologías genéticas más complejas.

La única razón para perder líquido amniótico es mediante una ruptura prematura de la membrana o la ruptura de las membranas durante el trabajo de parto. 

Cuando se presume su pérdida, la cual se reconoce porque el líquido llega al piso y moja los zapatos, es urgente que la embarazada consulte a su ginecólogo.

Cuando el parto ocurre antes de tiempo, a las 48 horas de romperse las membranas, en el 70% de los casos se produce el nacimiento. Por lo tanto, si el embarazo es precoz, requiere un tratamiento para tratar de evitarlo.

Lo más importante, recordó el Dr. Poblete, es el consumo de líquidos y estar alerta a la pérdida del líquido amniótico.

Algunas alteraciones que se pueden presentar en el líquido amniótico, es que se encuentre por debajo del volumen esperado para la edad gestacional por causas fetales que permiten la disminución de la cantidad o por la rotura de la bolsa amniótica.

Otra anomalía es que el líquido aumente su volumen, lo que traería como consecuencia el aumento del tamaño del útero, contracciones prematuras y ruptura de la bolsa.

Lo más importante es el control prenatal donde se diagnostica esta anomalía y otras. Por eso, la única opción para evitarlas es el control prenatal.


El peso del bebé ¿Cómo se determina?

Establecer el peso del bebé durante las diferentes etapas del embarazo, es fundamental para determinar su sano desarrollo dentro del útero. Así lo explica el matrón, Ángelo Alvear.

En este contexto, el especialista detalla que esta información se obtiene a través de la ecografía que se realiza a la madre durante las consultas de control del embarazo.


La salud bucal durante el embarazo

Los estudios demuestran que muchas mujeres embarazadas experimentan cambios en su salud bucal durante el embarazo. Uno de los mayores problemas es cuando la placa dental se acumula en los dientes e irrita la encía. Si esto pasa hay gingivitis, ocasionada fundamentalmente por el aumento de los niveles hormonales en la embarazada.

Las señales y los síntomas incluyen:

  • Mal aliento.
  • Encías que duelen al tocarlas o que sangran al cepillarse los dientes
  • Dientes flojos.
  • Llagas, bultos u otros tumores en la boca.
  • Encías rojas o de color rojizo violáceo
  • Encías brillantes, dolorosas o inflamadas.
  • Dolor de diente u otro dolor.


¿Embarazo Adolescente?

Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo cada año se producen 16 millones de nacimientos de madres adolescentes cuyas edades comprenden entre los 10 y 19 años.

Un embarazo adolescente incrementa los riesgos que se puedan presentar en una mujer adulta, y es que en esta etapa, el cuerpo no ha completado su desarrollo, por lo que tener un bebé puede acarrear consecuencias físicas importantes.

Así lo sostiene la matrona Janice Reyes quien además señala que la familia juega un rol fundamental en la prevención a través de la educación sexual y estando atentos a las señales que puedan mostrar los hijos en cuanto madurez sexual e interés por el sexo opuesto.

La especialista señala que dados los riesgos físicos que conlleva el embarazo adolescente es de vital importancia iniciar el control prenatal cuanto antes para poder mantener a raya o controlar las posibles complicaciones.

Mala nutrición en la madre Aborto o parto prematuro Bebés de bajo peso Bebés con malformaciones o trastornos de desarrollo Mortalidad materna


Viajar durante el embarazo

Por supuesto. Al respecto no hay restricciones legales. Sin embargo, debes tener presente:

  • Si viajas en avión y tienes menos de cinco meses no hay requisitos, pero si tienes entre cinco y siete meses, la línea aérea te pedirá un certificado expedido por tu médico donde este último informe que puedes hacerlo sin riesgos.
  • Si viajas en avión, durante el vuelo, siempre debes inclinar el vientre hacia adelante y no hacia atrás. No hacerlo afecta la circulación.
  • La hidratación y la alimentación son fundamentales, también la ingesta de dulce, indistintamente que se trate de un vuelo o viaje terrestre.
  • Si viajas en autobús no debes poner el asiento hacia atrás, mantenlo en posición normal e inclina el vientre hacia adelante. Si deseas descansar acomódate de lado.
  • En viaje terrestre levantarse cada 40 minutos y caminar. Igual debes hacer en cada parada del trayecto.
  • Si manejas al viajar, puedes hacerlo hasta el día anunciado para el parto, pero debes hacerlo con prudencia, pues la condición de embarazo reduce tus reflejos. Por supuesto debes cuidar la velocidad, no apretar el cinturón de seguridad y mantener la distancia vehicular.
  • Los viajes terrestres no deben durar más de cinco horas. Tampoco debes llegar al sitio de destino y regresar el mismo día.
  • En lo posible debes usar cuando manejas, a partir del segundo mes, el adaptador de cinturón. Con su uso evitas la incomodidad que provoca el cinturón de seguridad sobre el estómago durante la conducción.

El embarazo es una experiencia que aunque implica de ciertos cuidados y atenciones, no representa una enfermedad, por lo cual actividades como viajar no deben representar algún impedimento, salvo que el médico tratante indique lo contrario.

Sin embargo, a la hora de viajar, se deben aplicar ciertas precauciones que contribuirán al bienestar integral tanto de la madre como del bebé.

El especialista en ginecología y obstetricia, Juan Pablo Poblete, menciona algunas consideraciones a tomar en cuenta al momento de planear un viaje en plena etapa de gestación.

Lo más importante de planificar un viaje durante el embarazo, es notificar al médico o matrón para que este, indique las recomendaciones específicas según su caso. Si existen complicaciones en la gestación como preeclampsia o amenaza de aborto, probablemente los viajes no sean una buena opción.

Sin embargo, con un embarazo saludable y el visto bueno del especialista, usted puede trasladarse en el medio de transporte de su preferencia, aplicando algunas recomendaciones que harán la experiencia más cómoda.

En este sentido, el matrón Ángelo Alvear, destaca que a la hora de viajar, una embarazada debe tomar en cuenta las horas de traslado y estudiar los servicios de salud disponibles en su lugar de destino.

Dentro de su equipaje debe incluir toda su información médica como tarjeta de control prenatal, resultados de exámenes y ecografías, además de todos sus medicamentos.

Considere reprogramar sus citas de control prenatal o la realización de algún examen que deba realizarse durante el periodo de viaje.

Llegado el día, utilice ropa cómoda que permita la circulación, lleve provisiones de comida y agua para evitar la hipoglucemia y la deshidratación.

Por último, tenga en cuenta las condiciones climáticas de su lugar de destino para que vaya preparada.

 

El especialista en ginecología y obstetricia, Juan Pablo Poblete recomienda antes de comprar sus boletos, debe informarse sobre las reglas de su aerolínea respecto a este tema, muchas de ellas solicitan una certificación médica a partir del tercer trimestre de gestación, otras, un poco antes.

El especialista también enfatiza sobre la importancia de tomar en cuenta que durante el trayecto, no se debe descuidar la hidratación y la alimentación. Procure que los períodos de alimentación sean de dos a tres horas, a  fin de disminuir el azúcar en la sangre y prevenir la hipoglucemia. En el caso de los líquidos la deshidratación.

Si los viajes son de más de dos o tres horas, se recomienda levantarse cada 40 minutos o una hora para caminar y mejorar la circulación de las extremidades inferiores, así que procure hacer paradas por lo menos cada hora para estirar las piernas si viaja por carretera. Si el traslado es vía aérea realice caminatas cortas en el pasillo del avión.

Siempre tratar de sentarse con el vientre hacia adelante para permitir el flujo de la sangre en el cuerpo.

Cabe destacar que durante el embarazo los reflejos son más lentos, pero no hay limitación para conducir, la recomendación es andar más lento y mantener una distancia amplia frente a otros autos con la cautela y cuidado que requiere.

Finalmente, si el viaje es de más de cinco horas, no regrese el mismo día, descanse y tome rumbo luego de un buen reposo.

 

 


Embarazo después de los 40

Este tema genera controversia en los especialistas, debido a que unos los aprueban y otros no, sin embargo, sea cual sea la decisión la primera acción que debes de realizar es tomar una asesoría preconcepcional con el fin de aclarar las dudas, planificar, controlar y tomar las mejores recomendaciones para este gran paso en tu vida.

A esta edad la futura madre podría padecer enfermedades crónicas como la hipertensión arterial y la diabetes, en este caso se debe aplicar un control efectivo de las mismas, si no es el caso, también está la posibilidad de desarrollar diabetes gestacional o preeclampsia.

La obesidad también juega un rol importante, no solo porque podría multiplicar los riesgos ya mencionados, sino que además aumenta las dolencias en huesos y articulaciones disminuyendo la movilidad.

El riesgo de aborto y el parto prematuro también son un problema latente.

Pero la complicación más importante según el especialista, es que el bebé desarrolle alguna enfermedad genética, siendo el síndrome de down la más común.

Pese a todos los factores de riesgo, el matrón reitera que se puede llevar un embarazo después de los 40 con una buena asesoría médica. Además se recomienda la ingesta de ácido fólico así como otras vitaminas prenatales antes de la gestación, a fin de disminuir la posibilidad de enfermedades genéticas o del sistema nervioso.


Sangrado durante el embarazo ¡Señal de alerta!

El sangrado durante cualquier etapa del embarazo no es un suceso normal y requiere de una consulta médica, así lo indica el doctor Juan Pablo Poblete, Ginecobstetra de la Clínica Integral Rancagua sobre este tema que preocupa a las mujeres que esperan un bebé.

El Dr. Poblete detalla que desde la fecundación hasta las primeras 11 a 14 semanas es que suele ocurrir este inconveniente, “el proceso normal del embrión es que este se vaya adhiriendo al útero, penetrando la placenta para obtener toda la sangre para su desarrollo, cuando este proceso sufre una alteración ocurre la placentación y es donde se produce el sangramiento”.

En caso de un sangrado con un tiempo avanzado de embarazo, es decir, donde se sientan los movimientos del bebé hay que mantener la calma e ir al médico urgentemente.

Diagnóstico de aborto: en ocasiones un sangramiento posiblemente es un aborto, en este caso es urgente una ecotomografía y una limpieza del útero.

El Doctor Juan Pablo Poblete finaliza afirmando que “Los embarazos son etapas naturales de la mujer por lo tanto tiene que mantener un entorno positivo y feliz” y si ocurre un sangrado “lo recomendable es mantener la calma, exacerbar altera la presión”


Problemas de implantación del embrión en el útero

En la actualidad cada vez es más frecuente la pérdida del embarazo en forma repetitiva durante los primeros tres meses por problemas en la implantación del embrión. Esto se debe, según el doctor Juan Pablo Poblete, a que las mujeres empiezan a tener hijos a una edad avanzada cuando ya el reloj biológico marca sus últimas horas.

La implantación del embrión es una de las primeras y determinantes fases del embarazo, ocurre unas 48 horas después de la fertilización del espermatozoide al óvulo. Uno de cada cuatro embarazos primerizos en mujeres por encima de los 30 años termina en aborto por causa de problemas de la implantación.

Cuando esta complicación se presenta de forma repetitiva, es necesario realizar un estudio minucioso para detectar la causa que impide que el útero acoja al embrión.

El doctor Juan Pablo Poblete describe tres razones por las cuales el embarazo no logra consolidarse.

Las alteraciones hormonales suelen ser una de las causas del fallo de implantación, si el ovario presenta dificultades en la producción de estrógenos o progesterona, el endometrio es incapaz de producir todo lo necesario para que el embrión se implante. La suplementación con hormonas por parte de un especialista, es suficiente para solucionar el problema.

Otra causa común en los problemas de implantación, es la presencia de pólipos endometriales o miomas intrauterinos. Un estudio de la cavidad uterina es suficiente para detectarlos y según sea la complicación se aplica el tratamiento.

La tercera causa y la más difícil, es la que a pesar de tener niveles hormonales saludables y un endometrio que funciona perfectamente, el embrión no se adhiere y es algo que no se puede prevenir.

Para evitar este tipo de dificultad en el proceso de concepción, es recomendable evitar el consumo de tabaco y drogas, además de hacerlo en el marco de las edades recomendadas que es entre los 18 y los 35 años.


¿Qué pasa cuando el bebé no ha crecido lo suficiente para su edad gestacional?

Es la no correspondencia de la talla y peso del bebé dentro del vientre con los estándares correspondientes a su edad gestacional. En otras palabras, el feto no crece según lo esperado.

Al acudir a la consulta prenatal, la ecografía que obtiene el médico le permite estimar el tamaño de la cabeza, abdomen y fémur del bebé, y a partir de esta medición, estimar la talla y el peso del bebé y determinar si se está o no frente a un caso de restricción de crecimiento uterino.

La restricción del crecimiento intrauterino puede ser ocasionada por una alteración del flujo sanguíneo que proporciona la madre al bebé, fallas en la dotación de oxígeno y de los nutrientes necesarios.

También es posible que se trate de una característica física heredada, pues los padres son pequeños.

Asimismo, el consumo de alcohol, de drogas, la hipertensión, la anemia o problemas en la placenta, pueden ser el origen de la restricción del crecimiento intrauterino.

La consulta prenatal es determinante, cumplirla a rigor es decisivo. De igual modo seguir los tratamientos indicados y tener presente el valor del descanso y de una alimentación sana y equilibrada, siempre acompañada de ácido fólico, hierro y calcio.


Embarazo Múltiple

Un embarazo, es el proceso natural de reproducción del ser humano en el que el óvulo de la mujer es fecundado por un espermatozoide e inicia un periodo de gestación que culmina con el nacimiento de un bebé. Sin embargo, este proceso en algunas ocasiones se altera, cuando en la gestación se desarrolla un embarazo múltiple.

Un embarazo múltiple es aquel en el que se desarrollan simultáneamente, dos o más bebés en el mismo útero. Pero ¿Qué tanto se sabe sobre este tipo de embarazos?

Cuando una mujer concibe un embarazo con más de un bebé, debe tener en cuenta que en esta condición los riesgos en comparación con un embarazo de un solo niño, se incrementan, por lo tanto es importante conocer las posibles complicaciones.

El especialista en ginecología y obstetricia, Juan Pablo Poblete señala que los embarazos múltiples se dividen en tres grupos según la cantidad de placenta y saco amniótico:

  1. Bicorial – biamniótico: este es el embarazo múltiple más común y que representa menos riesgos. Se da cuando se desarrollan dos sacos amnióticos y dos placentas, uno para cada bebé.
  2. Monocorial – biamniótico: en este, los bebés comparten la placenta pero cada uno posee su propio saco amniótico. Este tipo de embarazo, tiene riesgo de producir Síndrome de transfusión feto fetal. Actualmente esta condición es detectable y con el tratamiento correspondiente el embarazo culmina con éxito.
  3. monocorial – monoamniótico: en este caso los bebés comparten la placenta y el saco amniótico, es mucho menos común. Se corre el riesgo de desarrollar síndrome de transfusión feto fetal y además que los bebés se enreden con el cordón y comprometan la circulación.

El embarazo es una etapa inolvidable en la vida de toda mujer. De igual forma, todo puede tornarse mucho más sorpresivo cuando se trata de mellizos. Empezamos a hacernos preguntas ¿Es el cuidado el mismo? ¿En qué varía el proceso?… Por ello, te decimos a continuación todo lo que debes saber acerca del embarazo gemelar.

Una de las primeras es que después de los 30 años, las mujeres ovulan mucho más. También puede ser una cuestión de herencia; si en tu familia hay gemelos, las probabilidades de que tú los tuvieras eran altas. Por último, los tratamientos de fertilidad o in vitro, pueden generar embarazos gemelares.

Entre todo lo que debes saber acerca del embarazo gemelar está el hecho de darse cuenta. En los primeros ecos tu médico ya te puede decir cuántos embriones están desarrollándose. También puedes darte cuenta porque el aumento de peso no es igual al de las otras madres, sino mayor. También podrás saber a través de los exámenes si son gemelos monocigóticos o dicigóticos.

Los cuidados de las mujeres embarazadas de gemelos difieren un poco de las regulares. Si bien ambas necesitan vitaminas y minerales extra, las que están embarazadas de gemelos requieren mayores cantidades de ácido fólico.

Siguiendo con todo lo que debes saber acerca del embarazo gemelar se encuentra las náuseas. Probablemente serán peores que en las mujeres embarazadas de un solo bebé. También el dolor de espalda resulta mayor, al igual que el ardor estomacal.

Si eres la afortunada madre de gemelos, trata de consumir líquido, comer moderadamente, descansar mucho y evitar el estrés a toda costa. Tu organismo está haciendo doble esfuerzo, por lo cual es necesario ser el doble de precavida. Por lo demás, felicitaciones, disfrutarás de una experiencia única.


La importancia de la salud emocional durante el embarazo

Asumir una actitud positiva, evitar discusiones, sobresaltos, situaciones que la depriman y buscar la compañía de su pareja y grupo familiar, son acciones que contribuyen a la salud emocional de la mujer embarazada.

El bienestar psicosocial de la mujer embarazada es determinante para el feto. El reposo prenatal es importante.

De esto depende el sano desarrollo del bebé dentro del vientre, pues este tiene la capacidad de percibir las emociones de la madre y captar el impacto emocional que la madre vive en situaciones de estrés, discusiones y violencia.

Todas estas situaciones pueden ocasionar déficit de atención en la infancia del bebé y favorecer el desarrollo de ansiedad y miedos.

El estrés crónico está asociado al desarrollo de hipertensión, y las mujeres embarazadas que son hipertensas tienen riesgo de desarrollar una disminución del peso estimado fetal para la edad del embarazo.

En otras palabras, puede surgir lo que se conoce como restricción del crecimiento intrauterino; además, puede ocurrir una disminución de los niveles normales de líquido amniótico.


El sexo durante el embarazo

Los estudios científicos han demostrado que la hormona masculina por excelencia, la testosterona, desciende en el hombre cuando su pareja está embarazada.

Además, los estímulos olfativos enviados por la embarazada y las variaciones en su comportamiento, provocan en el padre el síndrome de Couvade; es decir, empatía en el embarazo presentando síntomas similares a los de las mujeres, como mareos, cambios de humor, cansancio.


El papel del padre durante el embarazo

No, por el contrario, el sexo es favorable al parto porque ejercita los músculos de la vagina de la mujer. El bebé no sufre daño alguno cuando una mujer embarazada hace el amor, particularmente porque el cuello del útero está sellado por una gruesa membrana mucosa que lo protege contra infecciones; además, el pene no llega más allá del cuello de la vagina, así que no lo alcanzará.

Para lograr un sexo placentero es importante conversar primeramente con tu pareja, la compresión, el humor y el deseo deben estar presente para que ambos disfruten del momento.

Las posiciones sexuales van cambiando a medida que avanza el embarazo. Al principio, son normales, pero a partir del cuarto mes o cuando la barriga empiece a crecer, las posiciones varían. Entre otras se destacan:

  • Durante el primer y segundo trimestre, la pareja puede posicionarse en cuatro, con manos y rodillas sobre la cama. De esta manera, se evita presión sobre la barriga de la mujer.
  • La mujer boca arriba, para ejercer más control y para su comodidad.
  • La pareja de costado en posición de cuchara, para disminuir la presión sobre el abdomen. La mujer se posiciona de costado y su pareja se pone en la misma posición detrás de ella.


Parto natural, el mejor método para tener a tu bebé

La primera opción es el parto natural o parto vaginal, la mayoría de las mujeres está capacitada para tener su bebé por esta vía; además, el cuerpo se prepara a través de la liberación de una serie de sustancias, entre las que se encuentra la oxitocina. Otra ayuda es la actividad física progresiva y mantenida durante el embarazo. Asimismo, durante el parto hay un monitoreo permanente del equipo que interviene en la atención de la embarazada. Estos tres factores contribuyen a que el parto natural se cumpla a satisfacción.
La cesárea se aplica en los casos de preeclampsia o cuando la embarazada tiene más de 40 años.


Lactancia materna: proceso importante para el desarrollo del bebé

Los beneficios son relevantes y determinantes. Se destacan:

  1. El sistema inmune del niño es inmaduro y a través del amamantamiento la madre fortalece a su hijo; en caso contrario se vuelve vulnerable a contraer distintos tipos de enfermedades, especialmente respiratorias y gastrointestinales.
  2. La leche materna cuenta con más de 200 elementos que le van aportar al bebe las proteínas, lípidos, carbohidratos, vitaminas, minerales y agua necesarios para un crecimiento y desarrollo saludable.
  3. El desarrollo cognitivo, intelectual y emocional es mayor en niños amamantados.
  4. Se reduce el riesgo de enfermedades metabólicas como la hipertensión y la diabetes.
  5. Es una protección para el niño o la niña, pues se crea un vínculo con la madre durante el proceso de amamantado, que a la larga promueve del desarrollo emocional sano, se recibe todo el afecto que se requiere en esta etapa, hay un contacto piel a piel, se fortalece la emocionalidad y el desarrollo psíquico. Además, a largo plazo, existe mayor rendimiento escolar, capacidad social de amistad y mejores respuestas ante el contexto social.
  6. Tiene un impacto positivo a nivel ecológico y económico.


Kinesiología para la preparación del parto

La kinesiología es el estudio científico del movimiento humano, a partir de los principios que rigen las ciencias físicas. Es fundamentalmente una terapia natural que evalúa la respuesta de los músculos para detectar desequilibrios en el organismo, prevenir trastornos y corregirlos cuando así corresponda.

Con la kinesiología la embarazada aprende:

  1. A fortalecer sus músculos.
  2. A tratar lesiones por elongaciones.
  3. Además, la kinesiología previene patologías musculoesqueléticas, entre las que figuran el dolor lumbar y el dolor pélvico. De igual modo, estos ejercicios buscan reducir el impacto de las incontinencias urinarias.


Parto prematuro ¿Cómo puede evitarse?

A diferencia de un parto a término, que es aquel que ocurre después de la semana 38, el parto prematuro ocurre cuando el bebé nace antes de las 38 semanas.

Las causas del parto prematuro se desconocen, pero sí se sabe de la incidencia de ciertos factores que deben ser diagnosticados durante el control prenatal. Por ejemplo, las infecciones vaginales, deben tratarse oportuna y correctamente, pues su incidencia en el parto prematuro es considerable.

  1. La ecografía Doppler de las semanas 22 y 24, que permite conocer el estado de la madre, del bebé y de su entorno.
  2. El examen correspondiente al estado del cuello uterino, permite determinar si está cerrado, condición necesaria durante el embarazo, pues por ese sitio pasa el bebé durante el trabajo de parto. Por eso su medición. Un cuello uterino con una medición de 30 mm tiene un riesgo de menos del 3% de parto prematuro, pero uno con 15 mm incrementa la posibilidad en un 80%.

De cada 10 embarazos uno termina en parto prematuro, pese a los grandes avances tecnológicos.

Entre otras se destacan la ceguera, fallas en la audición, problemas nutricionales, respiratorios y de desarrollo cerebral.

Cuando ocurre un parto prematuro, el bebé es separado de la madre y llevado a la Unidad de Cuidados Neonatales Avanzados, para su estricta vigilancia, monitoreado con diversos equipos y soportes.

El más conocido es la incubadora.
Un bebé prematuro debe permanecer uno o dos meses hospitalizado lo que además de los problemas de salud, también están presentes los gastos económicos y el impacto emocional.

CleverSalud es Medicina Inteligente